Ojo al interior

Miscelánea

Que hay que sentirse bien tanto por dentro como por fuera es algo que hemos oído miles de veces. Pues bien, estaréis de acuerdo conmigo en que este leitmotiv es extrapolable también, por supuesto, al mundo de la moda. Atrás quedaron los días en los que los calzoncillos nos daban igual, que con que sujetaran ya era suficiente. Lo mismo eran unos slips blancos de los de toda la vida que unos gayumbos de cuadros que quedaran como un bañador de playa. Total, si no se iban a ver. Con las camisetas interiores lo mismo, una blanca normalita para no pasar frío y listo, para qué más.

Wolsey

En el tema de la ropa interior los gustos de cada uno son caprichosos y a la hora de cambiar es algo que cuesta. El defensor del slip clásico no mira el boxer con buenos ojos, y defiende la sujeción y comodidad del primero como nadie. El usuario del boxer ve el slip como algo de catetos y antiguo, y se cierra en banda ante tan indigna prenda.
Hoy, si eres un hombre de bien, eso de que fuera tu madre la que escogiera tu ropa interior es algo que ya no se baraja y ahora eres tú el que, con gusto y mesura, escoge tus prendas más íntimas. Ya no cuentas solo con dos opciones, tienes un abanico más amplio para que te luzcas en paños menores:

Slip: calzoncillo sin perneras, que sujeta en posición fija. Para hacer deporte y practicar algún ejercicio, los más adecuados. Fueron relegados por el boxer pero desde hace unos años cada vez se ven más en campañas publicitarias.
Boxer: con perneras, y bastante pegados al cuerpo. La mayoría, sobre todo los jóvenes, los ve como la única opción.Puede tener cierre en la bragueta.
Boxer medio: se parece al boxer básico, pero variando la longitud de las perneras para dar un toque más moderno y menos tradicional.
Boxer corto: muy similar al slip, pero al tener perneras se sigue considerando boxer. Se podría decir que es el más actual en cuanto a diseño.
Calzoncillo: el vulgarmente conocido como gayumbo. No aporta sujeción como los anteriores, ya que son más holgados y las perneras tampoco se adaptan a la pierna. Cómodos siempre que no te guste ir ajustado «interiormente».
Calzoncillos largos: antes solo en mercerías. Ahora ya sabes que lo vintage es lo moderno, y los puedes encontrar en grandes cadenas de moda. Cómodos como el slip y con las piernas abrigadas para el frío.

BKMBRGS

En lo que a camisetas interiores se refiere, no seas antiguo y no sigas pensando que es cosa de abuelos. Ahora las tienes de materiales y diseños fantásticos, incluso algunas con cuello en V para que no se asome por encima de la camisa o camiseta. En cuanto a modelos, las hay de mnaga corta, sin mangas, de tirantes y manga larga. Colores varios, aunque el blanco sigue siendo el rey.

Si esto te ha hecho pensar, quítate la ropa, ponte frente al espejo en ropa interior y fíjate en si, tal como vas, es la manera en que quieres que te vean en una noche de lujuria desenfrenada o si, por el contrario, eres el antimorbo y era la señal que necesitabas para renovar esa ropa que (a priori) no se ve.