Zancadilla en la alfombra

Eventos

Con lo bien que quedamos en la alfombra de la entrega de los Goya, ahora van los más internacionales y nos dejan de nuevo de aburridos y de mediocres en la gala más famosa del mundo.
Quitando alguna excepción, la moda masculina pasó casi desapercibida en la madrugada de anoche volviendo a otorgar a ellas todo el protagonismo y el brillo de las estrellas de Hollywood. Así que, como no quiero indignarme más, paso directamente a destacar los puntos estilísticos (tanto malos como buenos) más significativos de la noche sin ahondar más en el tema.

*De azul noche y de Alexander McQueen. Con estos dos toques Eddie Redmayne se coronó como el tipo más elegante de la noche. Clásico, impecable y correcto en sus medidas. El nuevo tiene mucho que enseñar a los veteranos.

Eddie Redmayne

*Jared Leto. Esmoquin blanco grisáceo, zapatos blancos, camisa blanca y pajarita blanca. No dio en el blanco y se llevó la estatuilla a lo peorcito de toda la noche.

Jared Leto

*¿No os parecía que el esmoquin de Neil Patrick Harris tenía cierto aire chandalero? No sé si por el gris típico de chándal de gimnasio, pero para ser presentador del evento ya le vale.

Neil Patrick Harris

*Esmoquin con pajarita blanca sobre camisa blanca. Ya sabes que no has de liarla parda para la proxima, Common.

Common

*Ansel Elgort fue de los pocos que arriesgaron con el color y acertó. Lástima que se le olvidara coger el bajo al pantalón.

Ansel Elgort

*Adam Levine pasaba de ser criticado y se tomó muy a pecho la etiqueta para la alfombra roja. Le salió bien la jugada ya que fue de los mejor vestidos.

Adam Levine

*No era un camarero. Era Adrien Brody.

Adrien Brody

*Magnífica elección la chaqueta cruzada de Armani de Chris Pine.

Chris Pine

Y como ya, a partir de aquí, no puedo intercalar más puntos buenos con malos porque de los primeros no hay más, hasta aquí la opinión de Mr. Flamencool!

*Todas las fotos son propiedad de Getty Images.

Goya 2015: Por fin brillamos nosotros

Eventos

Por fin hemos sido nosotros, y no ellas, los que hemos escrito en negro sobre blanco las mejores críticas estilísticas en la gala de los premios del cine español. Ya era hora. Son muchos años ya leyendo y releyendo sobre los atuendos y estilos de todas las actrices que pisan la alfombra mientras los actores quedan en un segundísimo segundo plano y pasando por ahí quedando en plan “ni fú ni fá“. Pero esta vez no. Quitando algún look de estos que salen por probar a ver qué pasa, lo demás todo ha sido brillante.

mejorvestidos
Medalla de oro para Paco León y Quim Gutiérrez. Que alguien me diga si es tan difícil pisar la alfombra con el porte y el buen vestir con los que lo hicieron ambos. El actor sevillano, con un impecable esmoquin de Lander Urquijo, fue de lo mejor que se vio en el campo masculino. Dejó bien claro que no siempre es necesario arriesgar y a veces es mejor ceñirse a la etiqueta del protocolo para salir bien parado. Lo mismo pensó el catalán Quim Gutiérrez,que con esmoquin clásico de Dior y con anillos y pulseras como toque personal fue, para no variar, de lo mejor del panorama actual en cuanto a estilo. Marc Clotet o Maxi Iglesias consiguieron también demostrar que la experiencia cuenta y que el paso de los años en esto del posado con las mejores galas es un punto que siempre cuenta a su favor.

midi

En la línea intermedia podemos colocar, por ejemplo, a Daniel Guzmán, con un bonito traje de García Guzmán estropeado por la elección de la corbata, ya que optando por la pajarita habría ganado puntos. Aldo Comas, terrible el año pasado, esta vez consiguió un look magnífico con slippers incluídas aunque lo aderezó de mala manera con esas gafas de sol con cuerdecita que nadie sabe a qué venía. Eduardo Noriega con pajarita y chaqueta de esmoquin pero sin abrochar; mal.

Trofeo y primerísmo primer premio a lo peor de toda la noche para…ta ta ta chán! ¡Secun de la Rosa! No consigo responder a varias cuestiones: ¿qué tono de gris es ese exactamente? ¿en qué momento decidió que esa camisa que no contrasta con nada le iba bien para este look? ¿por qué ese chaleco con reminiscencias denim? ¿por qué traje con camisa abrochada enterita sin pajarita ni corbata? No hay más preguntas, Señoría.

peorvestidos
Alex O’Dogherty…eso de intentar ir diferente lo ha probado ya infinitas veces y, a pesar de reventar a malas críticas, sigue en las mismas. Sus motivos tendrá.
Hubo más errores, como los estilismos de Álex de la Iglesia o Karra Elejalde, pero para una vez que la estadística es positiva, quedémosnos con los grandes que han hecho no solo brillen los vestidos de alta costura y han hecho ver que el esmoquin sigue siendo el mejor amigo del hombre.

La alfombra ha hablado

Eventos

La alfombra del Westin Palace de Madrid ha vuelto a hablar…y no todos se han ido de rositas.
Anoche la revista GQ España entregó los Premios a los Hombres del Año 2014 y claro, la indulgencia en estos casos aparece de refilón y no todos tienen la suerte de tropezar con ella.

Imagina que eres uno de los invitados, te comunican que el dress code es el esmoquin y vas y te presentas queriendo marcar la diferencia…no te quejes luego del critiqueo al que te han sometido porque te lo has buscado. Sino que se lo digan a Juan Ibáñez Pérez, que por no llevar no llevó ni corbata y parecía que iba a tomar un gin tonic un jueves noche por Madrid;el peor de la noche fijo. Peter Vives debió de llegar del bautizo de un sobrino y ya alargó hasta la noche y mató dos pájaros de un tiro desentonando por completo con un simple traje dos piezas y Carles Pujol, a sabiendas del protagonismo que tendría ya que subía por un de los premios también se negó a acertar dando de lado al esmoquin.

Peor Vestidos

En el límite de la balanza encontramos a otros como Juan Betancourt, que respetó el dress code pero que parecía que llevaba talla XXL. El chef Ramón freixa se sobrepasó con el tamaño de la pajarita. Las mangas y la camisa con chorreras de Mario Vaquerizo tampoco eran lo más adecuado para la ocasión y Alfonso Bassave habría ido de diez si al perfecto esmoquin que lucía no lo hubiese privado de su correspondiente lazo al cuello.

Ni bien ni mal

Teniendo en cuenta que el modelo inglés David Gandy rondaba por la fiesta no fue difícil señalar con el dedo al más elegante de la velada. Con un impecable tres piezas de chaqueta y chaleco azul noche destacó por encima de cualquiera. La elección de Javier de Miguel del aterciopelado de Tommy Hilfiger fue todo un acierto. Jeremy Hackett, que recibió el premio especial a 20 años de estilo, hizo gala de la elegancia de su firma y aportando detalles como el alfiler en el ojal. Los actores Diego Martín y Jan Cornet dieron en el clavo ciñéndose a las normas de la etiqueta.

Mejor Vestidos

Una noche con resbalones estilísticos pero que nos hizo ver que GQ sigue sabiendo escoger a los que de verdad aspiran a convertirse en auténticos referentes de estilo.

*Fotos de revistagq.com