Manta Loewe_Foto de Álvaro Beamud

Carretera y manta

Look Flamencool, Moda Hombre

Sigo encandilado con los looks oversize que se han propuesto ser la tendencia del otoño/invierno que acabamos de estrenar.

Solo tienes que echar un vistazo al lookbook de cualquier firma para darte cuenta, casi a primera vista, de que la comodidad se echaba de menos cuando en los días de frío salíamos a la calle. Soy un fan incondicional del slim fit, pero reconozco que cuando uno se empieza a poner capas para evitar las bajas temperaturas lo ajustado no es precisamente cómodo y, a fin de cuentas, vas a lucir más el abrigo y bufanda que la fantástica camisa que llevas debajo.

Ahora es momento de dar prioridad a esa capa superficial que te cubre entero. Ya no vale que vayas hecho un pincel para luego cubrirte con un chaquetón tricolor de plumón que mata todo lo que esconde. Aprovechando que ahora vamos a ir a lo grande, lánzate y hazte con tu manta o tu poncho. Ya el invierno pasado, si estuviste atento, empezaban a invadir las perchas de las bufandas y los gorros y tú, que seguías con tu look ajustadito, no te atrevías porque ese enorme trozo de tela iba a desentonar fijo. Eso ahora no te pasará si estás al día; a tu jerséy de lana de ochos y tu enorme abrigo súmale este imprescindible esta temporada, envuélvete en ella y a la calle, abrigado y tan formal.

Zara Look Mr Flamencool

Las de Louis Vuitton son aciertos en el centro de la diana, ya que podemos decir que fue el pionero el pasado año sacándolas en pasarela, y Loewe las ofrece con un diseño y una calidad exquisitos. Evidentemente, Zara no ha querido dejar pasar el tirón que se prevé que tenga este complemento y en sus tiendas puedes encontrarlas de muchos tamaños, colores y estampados. Mr Flamencool la lleva tipo poncho, pero las tienes también con broches de correa, con flecos, de pelo, reversibles…

Lo único a tener en cuenta es que has de saber llevarla, ya que precisa de una actitud y, sobre todo, de un saber colocársela ya que debido a su tamaño puedes cometer el error de salir a la calle con tu manta mal puesta y parecer más un homeless o un loco con batamanta que un tipo con clase.

*Foto de cabecera: Álvaro Beamud.

¿Me remango?

Look Flamencool, Tendencias

Con el gustillo que le habías pillado a eso de ir enseñando los tobillos con tus pantalones rollo rockabilly, ahora viene el invierno y te lo quita. Con el look tan hipster que te daba, con lo preppie que parecías cuando llevabas el chino…pero nada, tú no te preocupes que si te lo montas bien todavía puedes seguir sacándole partido un poquito más.

El remangarse el bajo del pantalón es todo un acierto para darle a tu outfit un look menos formal a la vez que dejas ver que estás al día en tendencias. Una de las ventajas es que, visualmente, esta alternativa alarga la pierna y te hace parecer más alto; eso sí, no enseñes más pierna de la cuenta ya que si hay que evitar algo es que parezca que el pantalón te queda corto en lugar de que lo llevas así a posta.

Lo más adecuado es llevarlos sin calcetines pero si aún entrado el frío te atreves, no temas arriesgar con los calcetines y prueba con todo: cuadros, rayas, estampados de dibujos y dale una oportunidad a los colores llamativos, ya verás cómo te cambian el look para mejor.
Con los vaqueros prueba para momentos de ocio e ir más de sport. Con los chinos te verás genial si le sumas una camisa estampada para ir a cenar o quedadas en la ciudad.

Cuidado a la hora de hacer esto con un traje. Sobra decir, por supuesto, que con vestimentas exclusivamente formales como el chaqué, el frac o el esmoquin esta alternativa queda prohibida.

Mr Flamencool Look Preppie

Para remangarte la camisa basta con un poquito de sentido común. Lo más indicado serían un par de vueltas al puño, tres a lo sumo. Hazlo siempre de adentro hacia fuera y, si no sobrepasa el punto del codo, has dado en la clave, ya que lo ideal es que tus codos no queden nunca a la vista. En ambientes más informales puedes probar por encima del codo pero nunca más arriba, ya que quedaría arrugado y excesivo.
Ten presente también que con la corbata la camisa remangada no casa muy bien, y olvídate de remangarte la americana o chaqueta, eso sólo lo has visto en presentadores de televisión.

Aprovecha los pocos días en los que el sol te roza de soslayo para presumir de ese aire al que le has pillado el punto en verano y te hace sentir un rebelde con clase.